Saioa EibarSaioa Eibar dirige el proyecto Solidarters, una comunidad que trata de devolver al arte “su función social” donando una parte de los beneficios que genera la venta de obras a proyectos sociales. Solidarters se encuentra dentro de KBI Digital. 

KD – ¿Cuáles son las claves de Solidarters?

La cercanía, querer acercar el arte a todo el mundo, que la cultura sea parte de nosotros. Además, ser transparentes en todo el proceso, que todos sepamos a dónde se destina el dinero que recaudamos, cuánto se lleva la ONG, cuánto nosotros, cuánto el artista, porque entendemos que es algo natural. No pretendemos hacernos inmensamente ricos con esto, pero si lo logramos, que lo seamos todos los integrantes del proyecto. Otra de las claves es la comunicación, que toda la comunidad que forma parte de Solidartes, que somos muchos ya, podamos comunicarnos y extender un poco más esto de la cultura.

KD – ¿Cuáles son vuestros retos/objetivos a corto­ medio plazo?

Lanzar la comunidad porque es la parte más complicada. No queremos quedarnos en ser una plataforma donde sólo sigues al artista y dice si te gusta o no, sino que queremos que haya una comunicación más bidireccional y, para eso, es necesaria la financiación, ya que es un proyecto de envergadura. Sería como un Twitter sólo de arte.

KD – ¿En qué aspectos marca a Solidarters el hecho de ser digital?

Nosotros nacemos digitales, somos una comunidad digital orientada a un público que se mueve en lo digital. Nuestro objetivo como comunidad es acercar el arte y la cultura a este mundo virtual.

KD  ¿Cómo valoras la evolución del sector de las industrias creativas y, dentro de
él, del subsector audiovisual y de contenidos digitales?

Es una evolución brutal. Los artistas ya no sólo tienen que ser buenos en lo que hacen, en crear, sino que tienen que saber moverse en medios digitales, saber de community management, de logística, etc. Es complicado a la vez que bonito, cada vez somos más multitarea y eso es estupendo.

KD – ¿Cuáles son, a tu juicio, las principales tendencias del sector de las industrias
creativas?

Tengo la sensación de que ahora mismo, sin ser una gran experta, hay una especie de vuelta hacia atrás, pero con ese componente digital, es decir, nos gusta lo vintage, hemos vuelto a tocar la piel, la naturaleza, acercarnos los unos a los otros… Ahí creo que está la mayor tendencia, la creación de una comunidad que atraviesa la frontera de lo digital.

KD – ¿Cómo valoras el hecho de que existan eventos como el BIME?

Son fundamentales y es fundamental que se haga aquí, que lo organice gente de aquí y que tengan la ambición de traer al evento a gente potente a nivel profesional. Todo esto indica que hay un caldo de cultivo de emprendedores muy bueno, de gente con ganas de hacer cosas y poner a Bizkaia en el punto de mira a nivel digital. Además, tener la oportunidad de charlar con gente del sector, es maravilloso.

KD – ¿Con qué objetivo principal estáis presentes en BIME? ¿Cuáles son las
ventajas de participar con un stand en BIME Startup Summit?

Nosotros estamos aquí, no sólo como escaparate o para relacionarnos, sino también para testear el modelo. En el ámbito de las artes plásticas sé que es un modelo que funciona y que gusta, pero en el mundo digital no tengo tan detectado el mercado. Es por eso que me apetece que me digan qué les parece Solidartes, cómo lo ven y que me den su opinión, eso me ayudará a reflexionar sobre el modelo. Es un aprendizaje muy grande para mi.

KD – ¿Ha sido fructífera la experiencia hasta el momento?

Mucho, he charlado con personas que me han aportado mucho y todo lo que sea una oportunidad para hacer networking, para generar comunidad y compartir, es tremendamente positivo.