Trabajar en una estrategia de métodos de pago y lucha contra el fraude aporta mejores ventas debido a que aumentan el número de transacciones aceptadas y aumenta la conversión. Ofrece mejor rentabilidad ya que el fraude se reduce, y se reduce el coste de procesamiento.